història del pessebre de st. guim de la plana

història del pessebre de st. guim de la plana

història del pessebre de st. guim de la plana

Historia

Las actividades del grupo se remontan a finales de los años 70, haciendo actividades como teatro, coplas, fiestas mayores, excursiones ... Preparando varias obras de teatro para las fiestas mayores del pueblo, donde también entre los años 1979 al 1982 se representaron los pastorcillos basados en un texto de un autor anónimo.

La elaboración de los decorados y de todos los utensilios escenográficos era propia, y se hicieron representaciones en diferentes localidades de la comarca. En aquel tiempo, el grupo no disponía de local para hacer las representaciones y era necesario adecuar un almacén y convertirlo en un pequeño teatro, lo que suponía más trabajo que los ensayos de la obra. A finales del año 1983, al no disponer de local para volver a representar los pastorcillos, se pensó en escenificar algunas escenas de belén por las calles del pueblo. Fue un pesebre con 8 escenas, 33 actores y un presupuesto de 20.000 pesetas.

Hasta el año 1987, quinta edición, se fue ampliando el recorrido y el número de escenas representadas. Ese año llegó a los 40 cuadros escénicos y cerca de 100 actores. La prensa y radios provinciales empiezan a hacerse eco. En la edición siguiente la Diputación de Lleida modifica los carteles a partir de la obra pictórica del artista Josep Minguell que representa la estructura de un pueblo a vista de pájaro. Fue, en esta sexta edición, cuando se introdujeron seriamente los oficios dentro del recorrido del pesebre. En ediciones anteriores estos se habían ido añadiendo a las escenas bíblicas pero sin tener aún un fundamento histórico suficientemente documentado.

A partir de la novena edición, en una tarea que se realiza durante todo el año, se ha ido recogiendo información de todos los oficios que se realizaban en la comarca, interesándose en los utensilios utilizados, en las materias primas y en sus técnicas. Estos oficios se han ido introduciendo paulatinamente dentro del recorrido del pesebre. El pesebre pasa a ser más un museo representado por personas que la representación navideña  le da nombre. Se ha procurado que los propietarios de enseres antiguos cedan o vendan todo este material y, de esta forma, pasara a formar parte del pesebre. La actitud de estos propietarios ha sido de una absoluta colaboración, unas veces por un precio más módico, otros en cesión, hemos ido consiguiendo herramientas de los oficios que se van perdiendo, y quizás lo más importante, la satisfacción de ambas partes de que durante unos días todo el mundo podrá ver todo este material dentro del recorrido.

La Marinada en toda su trayectoria ha impulsado los equipamientos municipales con la colaboración del ayuntamiento, siendo el empuje de los miembros de la asociación y la aportación de buena parte de los ingresos de sus actividades, la que ha permitido que el pueblo tenga el local social, la piscina municipal y también que se haya mejorado el casco antiguo. El belén también ha servido para forzar que la mayoría de las reformas en el casco antiguo se hagan respetando el entorno.

Para celebrar el décimo aniversario se publicó un libro de nuestro belén, con fotografías a todo color y más de 110 páginas, donde se hace un recorrido por la mayoría de escenas del belén, con una explicación de los oficios más importantes y de sus herramientas. Por primera vez se sobrepasan los 6000 espectadores. El número de actores llega a los 300 y el recorrido se extiende a la totalidad del casco antiguo del pueblo. Se instala alumbrado de emergencia, se hacen mejoras en los aparcamientos, servicios de asistencia, servicios públicos, bar ...

En la XIV edición del año 1996 la Asociación Cultural Taller de Teatro San Jordi, nos otorgó el premio internacional Mundo Teatro 96 por el original montaje y ambientación.

En la XV EDICIÓN, colaboramos con La Marató de TV3, que se dedicó a las enfermedades de origen genético. Se preparó un recorrido especial por los 10 minutos de programa con conexión en directo. La Asociación Cultural "La Marinada" recibió la donación de una una casa en estado de ruinas con el objetivo de convertirla en casa museo con escenas del belén fijas todo el año. Por razones administrativas esta donación se hizo a través del ayuntamiento, con un contrato de cesión de éste a La Marinada. Se ha destinado cada año una parte del presupuesto en hacer las mejoras adecuadas.

El recorrido del pesebre se ha ido adaptando a las vicisitudes del entorno, con cambios casi cada año, pasando a veces por el interior de casas particulares las cuales, posteriormente se han reformado y han dejado de ser aptas para representar escenas, lo que ha obligado incluso a hacer un túnel por debajo de alguna de ellas.

El Pesebre Viviente fue declarado el año 2002 de Interés Turístico por la Generalitat por sus valores culturales y artísticos. La edición 2002/2003 el periodista i cineasta Carles Porta filma un cortometraje en el interior del pesebre "En Guim en la ciudad de los oficios perdidos".


Contacto © Diseño Web